jueves, 23 de abril de 2015

La Falsificación y Alteración de la Moneda Mexicana. Parte 7.

Continuamos con la Séptima y última parte de la conferencia del 9 de marzo ofrecida en nuestra Asamblea No. 734. ¡No olviden compartir!


Texto e Imágenes: Lic. Manuel Farrera
Transcripción: Jesús Amín Tejas C. Delegado de Promoción





FALSIFICADORES RELEVANTES

(Continuación)



LUIS EDUARDO DE SCHELLY HERNÁNDEZ 

Fue otro falsificador internacional, con actividad en nuestro país y cuya vida entera dedicó a delinquir; desde los 18 años tuvo que abandonar Venezuela, su país de origen, y trasladarse a los Estados Unidos al descubrirse una falsificación de billetes de 20 dólares que había realizado. 

En 1936, en la Ciudad de Chicago, se relacionó con los Gánsters más importantes de la época, realizando falsificaciones para Lucky Luciano, sin que las autoridades norteamericanas lo pudieran aprehender. 


Sus actividades como falsificador en México son descubiertas en el año de 1942. Atendiendo una colaboración solicitada por el Gobierno de los Estados Unidos, se investiga a una persona radicada en el Distrito Federal a quien solo se le conocía con el nombre A.R.J. SANTOS, quien mantenía frecuente correspondencia con reconocidos miembros de la mafia de Estados Unidos; después de algunas investigaciones, se identificó que en realidad se trataba del famoso falsificador Luis Eduardo de Schelly Hernández, quien tenía orden de aprehensión. 


De Schelly fue detenido cuando intentaba cambiar dólares que resultaron falsos, siendo aseguradas las placas de grabado y paquetes con billetes en denominaciones de 20 y 100 dólares que le fueron encontrados. Los billetes de 100 dólares muestran gran calidad artística al copiar sus diseños. 


Durante el cateo que se efectuó en su domicilio se descubrió una pequeña máquina de impresión destinada a la falsificación de dólares. 


En la estación de policía explicó el proceso de falsificación de billetes 


En 1944, estando de Schelly interno en el Penal de Lecumberri, un reo proporcionó información a las autoridades sobre una falsificación de billetes de 20 dólares efectuada por él, los cuales ya habían comenzado a distribuirse hacia el exterior al cambiarlos por pesos los días de visita entre los familiares de los internos, así, en la celda 85 de la crujía “G” se encontraron los objetos y materiales que había utilizado para elaborarlos. 


Dos años más tarde, a principios de 1946, en una revisión efectuada a su celda marcada con el número 21 del “Área Circular”, se le descubre una prensa de impresión manual y placas grabadas para la elaboración de billetes falsos de 5 dólares. 


En 1950, y estando ahora bajo vigilancia especial en la crujía “E” de Máxima Seguridad, nuevamente le encontraron bajo su cama billetes de 5 dólares falsos, elaborados con una prensa muy rustica que él mismo había construido. 


A pesar de la carencia de materiales y objetos propios para imprimir, los billetes que de Schelly Hernández elaboró no son de apariencia burda y muestran detalles bien logrados. 


Sus falsificaciones de dólares son consideradas de particular importancia por las condiciones en que las efectuó y sobre todo por ser uno de los pocos casos a nivel internacional en que se falsificaron billetes de banco desde el interior de un penal. Luis Eduardo de Schelly Hernández fue deportado a Venezuela en 1961, después de cumplir 20 años de prisión, allí murió pocos años después. 



Otro reconocido falsificador y defraudador internacional que operó en nuestro país a mediados de los años 40 fue ALFONSO HIRT LEBLANC. 


Leblanc fue detenido por falsificar timbres fiscales que distribuía en varios Estados de la república, lo que originó la detención de varios de sus cómplices. Gracias a la información revelada por quienes vendían los timbres fiscales, se conoció que Alfonso Hirt Leblanc estaba involucrado en una falsificación de billetes de 100 pesos de la Tercera Emisión del Banco de México, siendo asegurados todos los objetos relacionados con este delito. 


En la plancha de impresión ya tenía varias pruebas las cuales aún no había terminado de elaborar en su totalidad, pero que por la técnica utilizada, pudo haber representado una de las más importantes de su tiempo. El grabado de las placas de impresión que había realizado eran de excelente acabado y las matrices que se le encontraron combinaban dos procesos de impresión, lo que hubiera hecho mucho más difícil detectar sus billetes como piezas falsas. 




ISIDRO ALVARADO REYES es otro caso relevante de falsificación en México.


Fue detenido en Atoyac, Estado de Guerrero en 1965, al intentar cambiar un billete de 1000 pesos que había sido alterado en sus diseños y denominación, el cual él mismo había elaborado utilizando objetos rudimentarios como puntas de maguey y tintas comerciales. 

El procedimiento de elaboración a mano consistía en alterar billetes auténticos de 20 pesos con la efigie de la Corregidora, haciéndolos parecer a los de la denominación de 1000 pesos que tenían el retrato de Cuauhtémoc; realizar los cambios necesarios le tomaba de 10 a 15 días. 


Para febrero de 1970 se tenían detectadas por el sistema bancario únicamente 7 piezas alteradas, pero por la destreza y habilidad con que fueron cambiados los diseños e imitados artísticamente los grabados  de éstos ejemplares, es que son considerados pequeñas obras de arte. 

Falsificación Moderna

Cada falsificación efectuada constituye un hecho de singular trascendencia, y todas son investigadas por la Gerencia de Seguridad e Investigación del Banco de México, aún cuando éstas no hayan sido realizadas por un falsificador de renombre o internacional, o que los ejemplares reproducidos resulten sumamente burdos, todas se investigan. 


Bajo estas circunstancias, pretender describir todas y cada una de las falsificaciones que han acontecido en nuestro país en los últimos 50 años implicaría un estudio exhaustivo, en virtud del elevado número de piezas detectadas que han sido sometidas a dictamen de autenticidad en el Laboratorio Químico del Instituto Central y en la Dirección General de Coordinación de Servicios Periciales de la Procuraduría General de la República. 

Sin embargo, y después de haber realizado un análisis, he relacionado algunas falsificaciones que a mi juicio se convirtieron en relevantes, principalmente por la innovación en la técnica de reproducción con la que fueron elaboradas, o bien simplemente por ser la primera verificada en una nueva emisión de billetes:


FECHA DE DETECCIÓN: Diciembre 1965 
TÉCNICA UTILIZADA: Offset 
INCULPADOS: Jack Carlton y Phill Richford. 
OBSERVACIONES: Descubierta en Lancaster California, falsificaron Billetes de 100 pesos (Tercera Emisión), series AAR, ABS, ADS y ADK, se decomisaron un Millón 400 mil pesos en billetes falsos y la planta de impresión. 


FECHA DE DETECCIÓN: Febrero 1976 
TÉCNICA UTILIZADA: Offset 
INCULPADO: Jesús Díaz Vega 
OBSERVACIONES: Descubierta en Mazatlán, Sinaloa, falsificaron billetes de 1000 pesos (Tercera Emisión), primer caso en que narcotraficantes falsificaron billetes para financiar sus actividades, la circulación de éstos ejemplares no está determinada, se decomisó planta de impresión. 


FECHA DE DETECCIÓN: Noviembre 1974. 
TÉCNICA UTILIZADA: Serigrafía Process 
INCULPADO: Jorge Guillén Carranza. 
OBSERVACIONES: Descubierta en Actopan, Hidalgo, falsificó billetes de 20 pesos (Cuarta Emisión), circularon aproximadamente 300 piezas primera falsificación de ejemplares de la Fábrica Billetes de México.


FECHA DE DETECCIÓN: Mayo 1978. 
TÉCNICA UTILIZADA: Foto Mecánica y Offset. 
INCULPADOS: No se identificó al autor material. 
OBSERVACIONES: Descubierta en Tijuana, Baja California, falsificaron billetes de 500 pesos (Cuarta Emisión), series BWB y BVX, circularon aproximadamente más de 5000 piezas; su corriente de distribución era North Hollywood, Los Ángeles y Tijuana. 


FECHA DE DETECCIÓN: Enero de 1979. 
TÉCNICA UTILIZADA: Offset seco y húmedo con separación de colores. 
INCULPADOS: Porfirio Gaztelum Lemas e Ignacio Sánchez Gaztelum. 
OBSERVACIONES: Descubierta en Hermosillo y Caborca, Sonora, falsificaron billetes de 500 y 1000 pesos (Tercera Emisión) y de 100 pesos (Cuarta Emisión). Información proporcionada por el Gobierno Norteamericano sobre adquisición por particulares de maquinaria y equipos de impresión especializados, proporcionando datos falsos, motivó investigaciones que lograron dejar inconclusa la falsificación. 



Durante la década de los 80's las falsificaciones se presentaron en gran número, pero no se registraron en altos volúmenes de circulación, centrándose la técnica de elaboración en los procesos Offset y Fotocopiado coloreado a mano, reproduciéndose bajo este mecanismo por lo general las denominaciones más altas que se emitieron en aquella época. 

Al finalizar esta década se modernizó la tecnología y los procesos de fotocopiado se popularizaron volviéndose cada vez más pequeños y prácticos, lo que propició la proliferación de las falsificaciones, además de que las circunstancias de política monetaria que renovaron periódicamente a la alza los valores nominales de los billetes. 


De 1980 a 1988, la denominación de los billetes más elevada aumentó su cuantía de 5,000 a 100,000 pesos, con un constante detrimento en su poder adquisitivo y desde luego con múltiples falsificaciones. 



FECHA DE DETECCIÓN: Agosto de 1992. 
TÉCNICA UTILIZADA: Fotocopia a color en papel Xerox 75 Kg. X cm2. 
INCULPADO: Josefina Vázquez Cuéllar. 
OBSERVACIONES: Descubierta en Guadalajara, Jalisco, falsificó billetes de 50 nuevos pesos (Cuarta Emisión modificada), circulación aproximada 50 piezas; primera falsificación realizada en billetes de nuevos pesos (N$).


FECHA DE DETECCIÓN: Septiembre de 1993.
TÉCNICA UTILIZADA: Impresión láser a color por computadora.
INCULPADOS: Gabriel y Juana Suárez Ruiz. 
OBSERVACIONES: Descubierta en México, Distrito Federal; falsificaron billetes de 500 nuevos pesos (Cuarta Emisión modificada), con cambio de número de serie y folio, circulación aproximada 1,500 piezas, falsificación detectada por el sistema bancario al ingresar billetes falsos para depósitos en cuentas específicas en diferentes ocasiones.




A partir de 1994 se le otorga autonomía al Banco de México, desde entonces la Dirección General de Coordinación de Servicios Periciales de la Procuraduría General de la República, por conducto de la Dirección Ejecutiva de Especialidades Documentales, Jefatura de Documentos Cuestionados, se encarga de la identificación de piezas falsas de billetes y monedas relacionados con delitos federales. 

El incremento en el número de falsificaciones se ha presentado a raíz del surgimiento de avances tecnológicos cada vez más accesibles al público en general, tales como la fotocopiadora a color y la impresión láser computarizada; éstas técnicas de fácil reproducción y de general acceso han desplazado a las complicadas, laboriosas y artesanales imitaciones obtenidas por medio de placas de grabado, pero ambas, producen ejemplares que se pueden detectar. 


Revisen y verifiquen sus billetes, es muy fácil ser víctima de los falsificadores, sobre todo porque no conocemos los diseños de los billetes. Muchas personas que han sido sorprendidas con un billete falso pretenden circularlos nuevamente, desgraciadamente si son detenidas serán acusadas de un delito federal grave que no alcanza libertad provisional bajo caución cuya penalidad puede ser de 5 a 12 años de prisión. 



La mayoría de las falsificaciones son burdas y fáciles de detectar, ya sea por el papel, la impresión, los elementos de seguridad o con la simple observación comparándolos con otros billetes de la misma denominación. 

¿Cuántas veces has tenido en tus manos un billete de 200 pesos?, ¿Podrías decir sin hacer trampa que diseño tienen atrás?


El papel y los principales elementos de seguridad incorporados a los billetes auténticos, no han podido ser reproducidos fielmente, ya que éstos últimos no se transiten por estos métodos, no obstante los billetes falsos logran circular prácticamente sin ningún problema, por la falta de atención que la mayoría de las personas les presta a los billetes al momento de recibirlos. 

Marca de Agua, Elemento que cambia de color, Micro-impresiones de letras y números, Fondos Lineales, Elementos que se observan mediante Luz Ultravioleta, Etc.



Actualmente los billetes más falsificados son los de 50 y 200 pesos, sin embargo, por el monto que representan, es el billete de 500 pesos el que ocupa el primer lugar. Aun así y a pesar de todo lo que hemos referido, el principal problema de falsificación lo representan los dólares falsos que circulan en el país. 



Para concluir, quiero hacer un último ejercicio aquí entre tantos expertos seguro lo sabrán:


¿De los billetes que están la imagen cuál es el único auténtico?


Si ustedes acertaron a la primera, felicidades, son ustedes observadores y conocedores. Prueben hacer el mismo ejercicio con sus familiares, amigos, conocidos, etc.


Para terminar esta ponencia, cito una frase célebre de Lombroso:
"El instinto criminal es como el fuego que está en las cenizas, esperando explotar con la primera chispa"

-¡Muchas Gracias!-




Es así como concluimos la entrega de esta interesante conferencia ofrecida en nuestra Asamblea No.734 del 9 de marzo de 2015, esperamos haya sido de su agrado.


Asiste, Conoce, Asóciate.






No hay comentarios:

Publicar un comentario