domingo, 22 de marzo de 2015

La Falsificación y Alteración de la Moneda. Parte 2.

Continuamos con la segunda parte de la interesante conferencia ofrecida el 9 de marzo en Asamblea No. 734 ¡disfrútenla!


Texto e imágenes: Lic. Manuel Farrera.
Transcripción: Jesús Amín Tejas C. Delegado de Promoción


"La Moneda en el sistema monetario virreinal"



Durante los primeros años del virreinato, los conquistadores españoles introdujeron el uso de la moneda metálica como medio de cambio, haciendo circular las monedas que ellos traían consigo, pero estas fueron insuficientes para satisfacer las necesidades de una nueva economía en expansión.


Ante la falta de moneda circulante Don Antonio de Mendoza, primer Virrey de la Nueva España, recibió varios cargamentos de monedas enviadas por Carlos I desde España. Las monedas recibidas al poco tiempo fueron insuficientes, siendo necesario en 1536 reglamentar oficialmente el valor del Cacao como medio de cambio circulante. 


En la Nueva España no se podía acuñar moneda porque ese derecho era privilegio de la corona española, sin embargo, por cuestiones prácticas fue necesario fundir plata en forma de discos para que sirvieran de instrumento de cambio, estableciendo que para su producción  tuvieran un peso igual al de la moneda española conocida como "castellano", cuyo peso oficial era de 20 gramos. Las piezas españolas eran marcadas a punzón con el sello oficial de la Real Audiencia, posteriormente eran pesados con gran exactitud en una balanza; si los discos pesaban menos de 20 gramos se les fundía y si se excedían se les limaba o recortaba, hasta que dieran el peso exacto. Al relacionar el peso físico de estas piezas con el de la moneda española, se deriva el nombre de "PESO" en nuestra moneda, denominación que hasta la fecha usamos para designar la unidad monetaria.


Su burda elaboración provocó varios problemas, primero de aceptación y luego de falsificación, al alterar el contenido de plata y sustituirlo con otros metales; por el peso los indígenas se dieron cuenta del engaño, llamando a estas piezas "chapuzcas" palabra Nahualt que se traduce como "trampas". Los daños que produjo a la economía la circulación de moneda alterada crearon la necesidad de establecer una Casa de Moneda en la Nueva España; esta Casa tiene su fundamento en el decreto de Cédula Real fechado el 11 de mayo de 1535, firmado por la reina doña Juana de Castilla, quien autorizó acuñar moneda. Dicha Casa fue establecida a espaldas del Palacio Virreinal, hoy Palacio Nacional, sobre la calle que actualmente conocemos con el nombre de Moneda.


La unidad monetaria era el "Real de Castilla, en denominaciones con valor de 1, 2, y 3 Reales, así como fracciones de 1/2 Real y Cuartillas todas elaboradas en plata; a estas primeras piezas se les designa como de "Carlos y Juana" por llevar estampada la inscripción en latín de los nombres de los reyes, teniendo el honor de ser las primeras de América.

Como dato interesante, el 6 de noviembre del año pasado, la casa de subastas "Daniel Frank Sedwick"; colocó en remate una moneda de 8 reales de 1538; que fue encontrada en un naufragio en 1990, esta pieza fue comprada por un cliente anónimo vía telefónica alcanzando un precio record de $500 mil dolares (más impuestos). Viendo este precio me pongo a pensar, tengo una moneda falsa de 4 Reales de este tipo en excelentes condiciones, así es que se aceptan ofertas por si alguien se anima.


Con el paso de los años la industria minera en la Nueva España se solidificó convirtiéndose en la base económica del virreinato, permitiendose la acuñación de monedas de oro autorizadas por Cédula Real de 1675, teniendo como unidad monetaria al "Escudo"; este primer intento de acuñar moneda de oro fue motivo de falsificaciones e inclusive se alteraron barras de oro sustituyendo su contenido con diversas cantidades de cobre; los indígenas eran hábiles para identificar estas aleaciones llamándolas "Oro de Tepuzque" que significaba cobre. 


Los procesos de falsificación de monedas se volvieron artesanales; mediante la técnica de "vaciado" se elaboraban piezas, con un molde hecho con una moneda autentica, en el cual se vertían los metales fundidos, para luego separar los moldes.


La técnica de falsificación de moneda más elaborada fue la de troquelar monedas con metales no finos, intentando copiar sus características para que parecieran auténticas. Durante la Colonia, quien fuera sorprendido falsificando moneda era sometido a un proceso ante el Tribunal del Santo Oficio, en la búsqueda de la verdad era sometido a tortura y podía ser sentenciado a muerte.


El sistema monetario virreinal se mantuvo en vigor hasta la segunda parte del siglo XIX, fueron muchas las acuñaciones realizadas e innumerables las falsificaciones efectuadas.

En el virreinato, la moneda de plata de la Casa de Moneda de México (la primera de América), fue la primera divisa mundial de la historia. La marca "Mo" sigue siendo utilizado por la Ceca; de las columnas de Hércules y el listón que las rodea surgió el símbolo que hoy se usa casi en todo el mundo como representativo del dinero. La Nueva España fue el principal productor de plata del mundo, superando a los demás reinos de la corona. 




Nuestras monedas en sus andanzas por el mundo


Las piezas de plata fueron aceptadas sin restricciones en Estados Unidos, Filipinas, el Extremo Oriente, parte de África, así como en todas las colonias Europeas; las piezas de 8 Reales se consideraron en Estados Unidos medio legal de pago y de curso forzoso hasta 1857; de algunas de estas piezas existen falsificaciones ordenadas por decreto de la Casa Real en Inglaterra.


La moneda de plata circuló oficialmente en Filipinas y el Extremo Oriente resellada y remarcada con Chops o letras chinas impresas sobre sus cuños. Los cambios de diseño de la moneda mexicana no afectaron su aceptación en oriente, pero su intensa falsificación provocó que se pesaran de forma individual para comprobar su autenticidad, continuamente las letras chinas se cambiaban para autentificarlas. Una forma de alteración de nuestra moneda, fue hacerla circular con contramarcas y perforaciones para darles validez oficial y autenticidad, de esta forma fue aceptada en todas las colonias británicas y en las islas del Caribe.


Las monedas de plata también fueron parcialmente recortadas, remarcadas y fragmentadas, alterando su forma original de diversas formas para hacerlas circular legalmente como moneda fraccionaria principalmente en las islas del Caribe, hace mas de 200 años.


En Nueva Gales del Sur circularon las primeras monedas Australianas que surgieron a partir de monedas acuñadas en la Nueva España; en 1812, el gobernador de la Colonia Lachlan Macquarie, importó de la Casa de Moneda de México un lote de 40,000 piezas de 8 reales, las cuales se recortaron en su centro dando como resultado la obtención de dos monedas de plata independientes: el aro externo llamado "Holey Dollar" con valor de 5 chelines y una pieza central retroquelada conocida como "Dump" con valor de 50 peniques. 



Fin de la segunda parte, continuamos la tercera con "La Falsificación y Alteración de la Moneda. ¨Parte 3."



2 comentarios:

  1. Estimados señores: Me ha parecido de mucho interés el artículo y les agradezco la mención de mis trabajos. Sin embargo, la referencia que se me adjudica en forma entrecomillada sobre el valor del cacao y su equivalencia monetaria no es de mi autoria. Les agradecería que lo corrigieran.
    Atentamente
    Dr. Felipe Castro Gutiérrez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Dr. Muchas gracias por sus comentarios, a la brevedad nos pondremos en contacto con el autor del artículo para corregir ese dato; mientras tanto será removido del texto. ¡Reciba saludos!

      Eliminar